• +34 605 04 06 33
  • info@bertahurtado.net

Archivos de la etiquetas meditación

Amate

El amor a uno mismo es la base de nuestra vida “Ama a tu prójimo como a ti mismo”, si nosotros no nos amamos, estamos incapacitados para amar a los demás.
Amarnos a nosotros mismos es elegir el bien para nosotros, elegir el amor, la felicidad, la abundancia, el perdón, la comprensión…, en fin, es aceptar lo que nos gusta de la vida, lo que nos hace bien y rechazar lo que nos disgusta, o nos daña. De la manera en que nosotros hagamos la elección estaremos actuando como imanes de dichas cosas.

Una vez más… ¡Pensemos en positivo!

Ejercicio

Respira profundamente varias veces y relájate… Comienza a imaginar que en este momento eres un escritor que está escribiendo un libro. Es un libro en el cual tú mismo eres el protagonista junto con muchas de las personas que han participado en tu vida y la ha conformado tal como es.

Has llegado a un punto en el texto en que necesitas identificar a alguien que tú sepas que te ama… Busca entre las personas de tu vida, entre las relaciones presentes o pasadas, familiares, o amigos, maestros, compañeros, hasta que encuentres a esa persona que tú sabes que te quiere.

Imagina que estás sentado frente a un escritorio donde hay una máquina de escribir o una computadora, papel, lápices. Frente a ti ves una ventana amplia que da a un jardín. Allí en el jardín, ocupada en alguna actividad propia, está esa persona especial que tú sabes que te ama.

En el libro que estás escribiendo has llegado a la parte en donde te toca describir a esa persona. Te apoyas en el respaldo de la silla y la miras, pensando en cómo expresar en verbo e imágenes aquello que diferencia a esa persona de las demás, en encontrar palabras que permitan al lector percibirla tal como tú la percibes. Empieza a describir sus características, su forma de hablar, su aspecto físico, sus gestos, sus actividades típicas, todo lo que hace que esta persona sea la persona que es. Su sentido del humor, su forma de moverse, su inteligencia, sus estados de ánimo, su manera de pensar y actuar, todo lo que hace que esta persona sea única en el mundo. Y escucha tu propia descripción, percibe los sentimientos que surgen y fluyen a medida que observas a esta persona del otro lado de la ventana.

Una vez terminada la descripción, imagina que te desplazas del lugar en que estás y comienzas a flotar alejándote del escritorio y dirigiéndote hacia el jardín.

Te acercas cada vez más a esa persona que está allí afuera hasta convertirte tú mismo en ella. En tu imaginación, ahora tú eres ella… Dejas la actividad que te ocupaba y, desde el jardín, miras hacia la ventana. A través de la ventana te ves en tu ubicación anterior, frente al escritorio escribiendo el libro.

Te observas a través de los ojos y el corazón de ese ser que te ama, quizás viendo por primera vez que es lo que ve una persona que te ama cuando te mira… Escucha atentamente y oye cómo una persona que te quiere describe tus gestos, tu forma de hablar, tu aspecto… Viéndote a través de los ojos de alguien que te ama descubres características y cualidades que desconocías en ti, rasgos que tal vez no percibías o que considerabas defectos…

Observándote a través de los pensamientos, percepciones, emociones y recuerdos de alguien que te quiere, descubres que eres digno de mucho amor que eres alguien que enriquece la vida de otras personas por el solo hecho de ser tú mismo… Registra todo cuanto esta persona aprecia y valora en ti.

Luego vuelve a tu propio ser recordando plenamente quién eres para alguien que te ama.amarse

 

Cuando me amé de verdad

.- “Cuando me amé de verdad” -.

Cuando me amé de verdad, comprendí que en cualquier circunstancia, yo estaba en el lugar correcto, en la hora correcta, y en el momento correcto.

Y entonces, pude relajarme.

  • Hoy sé que eso tiene nombre: AUTOESTIMA.
  • Cuando me amé de verdad, pude percibir que mi angustia y mi sufrimiento emocional, no es sino una señal de que voy contra mis propias verdades.
  • Hoy sé que esto es: AUTENTICIDAD.
  • Cuando me amé de verdad, dejé que mi vida fuera diferente y comencé a ver que todo lo que acontece, contribuye a mi crecimiento.
  • Hoy sé que eso se llama: MADUREZ.
  • Cuando me amé de verdad, comencé a percibir como es ofensivo tratar de forzar alguna situación, o persona, sólo para realizar aquello que deseo, aún sabiendo que no es el momento, o la persona no está preparada… inclusive yo mismo.
  • Hoy sé que el nombre de eso es: RESPETO.
  • Cuando me amé de verdad, comencé a liberarme de todo lo que no fuese saludable… Personas, situaciones, todo y cualquier cosa que empujara hacia abajo. De inicio, mi razón llamó esa actitud egoísmo.
  • Hoy sé que se llama: AMOR PROPIO.
  • Cuando me amé de verdad, dejé de tener tiempo libre y desistí de hacer grandes planes, abandoné los mega-proyectos de futuro. Hoy hago lo que encuentro correcto, lo que me gusta, cuando quiero y a mi propio ritmo.
  • Hoy sé, que eso es: SIMPLICIDAD.
  • Cuando me amé de verdad, desistí de querer tener siempre la razón y, con eso erré menos veces.
  • Hoy descubrí: la HUMILDAD.
  • Cuando me amé de verdad, desistí de quedar reviviendo el pasado y preocuparme con el futuro. Ahora, me mantengo en el presente, que es donde la vida acontece.
  • Hoy vivo un día a la vez.
  • Y eso se llama: PLENITUD.
  • Cuando me amé de verdad, percibí que mí mente puede atormentarme y decepcionarme. Pero cuando yo la coloco al servicio de mi corazón, ella tiene una gran y valiosa aliada.
  • Todo eso es… SABER VIVIR!!!

NO DEBEMOS TENER MIEDO DE CONFRONTARNOS…
… HASTA LOS PLANETAS CHOCAN… Y DEL CAOS NACEN LAS ESTRELLAS….

Charles Chaplin.

¿Que es meditar?

Meditar es el camino directo al Espíritu. Lo que no significa soltar la materia sino unir Cielo y Tierra.

Es la mejor forma para lograr ampliar la conciencia y evolucionar rápidamente con el uso cociente de la voluntad y el amor-devoción.

La meditación es “SER”, es dejar el “yo” y tomar el “soy”, no para abandonar el yo sino para dejarlo en manos del soy; entonces el “Yo soy” toma un sentido total, se traslada la conciencia del “yo inferior” al “Yo Superior” y así, se espiritualiza la materia y se materializa el espíritu.

Meditando logramos centrarnos, sentirnos completos, felices, vibrantes de energía, plenos. Sumamos conciencia y nos expandimos, resinificamos nuestra vida y le damos sentido a cada experiencia que jugamos. Experimentamos nuestro espíritu y la certeza de nuestra naturaleza eterna. Así, nos amamos y nos sanamos y ese amor se expande a todo cuanto miramos y tocamos, vivimos lo mágico.