• +34 605 04 06 33
  • info@bertahurtado.net

Testimonio de Vanessa

Testimonio de Vanessa

Que decir de Berta, que quien la conozca no sepa.
Berta llego a nuestras vidas en el momento que más la necesitábamos, ha sido, es y sera un ángel.
Cuando conocimos a Berta en una presentación, algo me dijo que iban a cambiar nuestras vidas y de manera muy positiva, así que no perdí ni un sólo minuto en apuntarme a su terapia con la Maquina Quantum, la sorpresa no tardo en llegar, un día, un gran día, me sonó el teléfono, era Berta para darme cita y porsupuesto le dije que si!!!!, como perder esa gran oportunidad de ser feliz con todo lo que estábamos pasando en ese momento, así que nos pusimos en manos de ella sin dudarlo ni un segundo, solo conocerla me inspiro mucha confianza y en una sola sesión de Quantum, empezamos a notar los cambios y digo empezamos porque mi marido tampoco lo dudo un segundo en ponerse en sus manos.Empezamos a querer cambia nuestras vidas y sus terapias eran las que no hacían ser fuertes y constantes, no era una simple terapia, era mas que eso, no nos dejo decaer en ningún momento estaba muy pendiente de nosotros y alguna que otra bronca nos echo, de las cuales supimos valorar y estudiar el porque nos lo decía. Aprender a saber que solo nosotros eramos los responsables de querer tener más problemas de los que ya teníamos. Cabe decir que gracias a ella hemos conseguido sanar muchas cosas, las cuales nos tenían estancados y metidos en un pozo del cual no encontrábamos la manera de salir y todo empezó a cambiar y siempre como no, para BUENO.
Esto todo lo que ya he contado, no es nada para lo que después sucedió. Mi hijo con tan solo 7 añitos, hacia ya cuatro años los que llevaba en oncología y un día él, muy reacio a relacionarse con nadie que no conocía, conoció a Berta, nuestra sorpresa fue que nada más verla se abrazo a ella y le dijo “Berta yo quiero probar la Quantum” a lo cual Berta, le respondió que si. Nosotros estábamos de acuerdo. Para ella el niño era lo primero, así que ya que a nosotros nos había ido bien, porque negarle esa oportunidad a nuestro hijo ya que el lo necesitaba más que nosotros.
Entre ellos se creo un vinculo muy bonito, en casa Berta estaba presente las 24 horas del día, mi hijo la adoraba y muchísima más confianza nos dio, un alma pura y limpia como era la de mi hijo, no dejaba de repetirnos que con Berta se sentía muy bien.
Un día en la consulta Berta, nos hablo del Detox y decidimos probar ya que el niño así lo quiso y para nosotros lo más importante era lo que el quisiera.
En la primera sesión del Detox, él se quedo maravillado de lo que sentía, más bien de lo que le hacia sentir esa terapia, así que ya se hizo un adicto a Berta, sus terapias y sobre todo al Detox.
Le escribíamos todos los días para decirle como iba evolucionando y ella se interesaba muchísimo por él, incluso él me pedía el teléfono para escribirle por wapsapp y le decía que quería verla. Berta no tardaba ni media hora en llegar a casa cuando el la reclamaba, no habían planes, todo quedaba anulado por y para su niño, le mando también Flores de Bach y el muy responsable no se le pasaba ni una sola toma, es más gracias a él no se nos pasaba tomárnoslas a ninguno.
Un día fuimos a consulta, tocaban pruebas protocolarias, los resultados fueron desoladores, había muchas metástasis en los huesos y ya poco se podía hacer, más bien, nada. Llamamos a Berta y le explicamos lo que nos habían dicho y ella al igual que nosotros decidimos seguir adelante y nos animo a ser fuertes y a no tirar la toalla antes de tiempo, cada vez que el la llamaba ella acudía estuviera donde estuviera, en casa, en el hospital, donde fuera, Berta se estaba consumiendo y ella más fuerte nos decia que estaba, ella decía que tenia que estar fuerte para él y que nosotros también, así que una vez más unimos fuerzas, habían días incluso que venia a darle de comer, porque el se lo pedía, le echaba cremita e incluso le traía de su propia casa caldito que le hacia para él rico rico.
Y algo que aun no he mencionado sin pedir nada a cambio lo hacia incondicionalmente y voluntariamente, pues nuestra situación económica era muy mala.
Un día mi niño se despertó pidiendo que viniera Berta, nosotros sabíamos que ella tenia planes, pero fue tanto lo que el le insistió que una vez más dejo sus planes de lado. Ese día el estaba muy bien, jugando, riendo, hablando como ya hacia días que no lo hacia, también tengo que decir que no necesito nunca más que una mínima dosis de morfina, lo cual a sus médicos de cuidados paliativos les sorprendió muchísimo e incluso a sus oncólogos, que por supuesto todos los días revisaban su historial medico, casualidad??? no!!! yo no creo en las casualidades, era todo gracias a la medicina alternativa de Berta y más amigos terapeutas que cada uno a su manera y como podían y sabían, colaboraron para que el día en que mi niño decidió partir, lo hiciera de la manera que lo hizo, tranquilo, sin dolores y sobre todo con muchísimo amor.
A día de hoy hay sigue Berta apoyándonos en todo y ayudándonos a intentar llevar este dolo tan grande que es perder a un hijo.
Por todo esto y mucho más que ya escribiré en otros testimonios, porque no es a nosotros solos a los que ayuda desinteresadamente..
Doy Fe de la gran persona y terapeuta que es y sobre todo amiga!!! como dije al principio para mi hijo y mi familia un ANGEL, no hay mejor manera de describirla.
GRACIAS BERTA POR TODO!!!! TE QUEREMOS CON LOCURA!!! MIL GRACIAS POR APARECER EN NUESTRAS VIDAS!!

administrador

Deja tu mensaje